Las ganancias criminales de las Farc
octubre 4, 2019
Coronavirus no respeta fronteras
marzo 5, 2020

RAMON BENITEZ: El Rey del Bombardino

Considerado el ícono de una expresión musical, eximio ejecutante del bombardino que con su interpretación magistral ha llevado el porro y el fandango a la cúspide fonográfica, pertenece a una dinastía de músicos formados en la Banda tradicional.

Nació el 1 de diciembre de 1964 en el corregimiento de  Las Llanadas, (Corozal) departamento de Sucre.  Aprendió de su padre Rafael Benítez, quien tocaba el bombardino. Desde muy pequeño  fue inquieto con los instrumentos musicales, de ahí que le gustaba también la percusión pero después de tocar un barítono  terminó inclinándose por su afinidad con el bombardino y el trombón.

Luego de hacer parte de  las orquestas de Lisandro Meza y Los Hijos de la Niña Luz, recibió clases con el norteamericano Terry Scout, primer trombonista de la Orquesta Sinfónica Nacional.  A partir de ese entonces, no ha descansado en la búsqueda de nuevos sonidos y todo ese cúmulo de conocimientos los ha podido proyectar en una veintena de proyectos artísticos

Sus arreglos musicales, los que pueden palparse en las producciones de Carlos Vives, Bacilos, el salsero Rey Ruiz, la Orquesta de David Pabón, Tito Nieves, el Grupo Barranco de Venezuela, Joe Arroyo, Moisés Angulo, Fruko y Sus Tesos, Checo Acosta, Los Tupamaros, Juan Carlos Coronel, el Grupo Galé y  Aglaé Caraballo, así como en la mayoría de trabajos discográficos vallenatos entre los que se destacan Los Hermanos Zuleta, Iván Villazón, Diomedes Días, Jorge Celedón, Los Diablitos, Jorge Oñate, Los Betos, Peter Manjarrez, Lo han llevado a ser considerado el virtuoso de un instrumento que en cada intervención coloca ese sello personal impregnado del folclor de la sabana.

Ha participado como solista en producciones discográficas  de Jazz y fusiones con reconocidos músicos como el folklorista Antonio Arnedo y también como solista con la Banda Sinfónica Nacional y la nueva Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia. Por su excelencia musical, pero sobre todo por su calidad humana y el legado que ha  enseñado entre cientos de jóvenes que siguen sus pasos en escuelas de música y bandas tradicionales en Córdoba y Sucre, fue homenajeado en el XXIX Festival Nacional del Porro.