Narcotráfico en el fútbol colombiano – El Rey de Copas (I)
junio 17, 2021

Tradición Oral para la Vida, piloto patrimonial apoyado por Mincultura, el Programa Nacional de Concertación Cultural y Comfacor

El apoyo en 2021 del Ministerio de Cultura, el Programa Nacional de Concertación Cultural y la Caja de Compensación Familiar de Córdoba, Comfacor, ha sido determinante para consolidar un proceso de pertenencia que ha viajado por el país, pero que también ha concentrado su mayor esfuerzo en su cuna natural, Córdoba.

En esta versión, el equipo de la Fundación Castilla desarrolló el proyecto en las instituciones Educativas Alfonso Spath y El Retiro de los Indios en zona rural de Cereté, en los corregimientos de Martínez y El Retiro de los Indios donde se enseñaron Zafras, Vaquerías, Gritos de Monte, Cuento y Décima contando con el decimero y docente Ricardo Olea, el cuentero Francisco Pacheco, “Compae Bactolo”, y el investigador Miguel Ángel Castilla.

Veinte años han transcurrido desde que el escritor Castilla Camargo comenzó a valorar y registrar la Tradición Oral de Córdoba hasta constituir el primer Corpus de la Tradición Oral de Colombia. Son dos décadas de investigación alternadas con la formación en la que el Ministerio de Cultura siempre ha estado presente. Tradición Oral para la Vida, es la suma de muchos eventos relacionados con la Tradición Oral de Córdoba, entre ellos, el Encuentro de Juglares con el concurso del ICFES, la Universidad del Sinú y El Parque Cultural del Caribe en el año 2000. Luego sigue el Corpus fonográfico de la Tradición Oral constituido por los CD: Juglares de la Tradición Oral -2001-; Juglares de la Tradición Oral de Córdoba II -2005-; Semilleros de la Tradición Oral de Córdoba -2006-; Tradición Oral de Montería -2008- y el Compacto Fonográfico con el Juglar Marceliano Mejía Carmona realizado en 2011 con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Gobernación de Córdoba y la Alcaldía de Montería. Se suman a ello los talleres de Tradición Oral para la vida adelantados en el Programa Prensa Escuela del periódico El Meridiano de Córdoba, y los talleres de Tradición Oral para la Vida auspiciados por el Banco de la República que se han proyectado a otras regiones del país.

En ese periplo de una veintena de años se han capacitado cerca de 3000 estudiantes del departamento de Córdoba en un ejercicio constante de aprender jugando, puesta lúdica que han ensayado nuestros juglares, los viejos rapsodas del campo que una vez fueron niños, y que a través del disfrute de la palabra y de los sonidos, construyeron y siguen construyendo espacios para la tolerancia y el respeto, tan necesarios para la convivencia.

A través de la exposición de exponentes de la tradición oral, se replica el ejercicio de los diferentes cantos ancestrales. El conocimiento de la lengua materna, se encuentra estrechamente ligada a su cultura, y una forma de preservarla es el hábito, la repetición y la exposición como dialogo espontaneo para la formación. Los valores, códigos, patrones de conducta, están inherentes en la creación, en la forma conceptual de interrelación social; al construir un género oral, no solo se elabora un tratado fonético expresivo, sino que se expone la defensa cultural de una región y se preservan conocimientos a través de elementos culturales que reafirman la identidad. En el proceso de los talleres, enseñar teniendo como referente la tradición oral, sugiere conocimientos previos sobre la misma, orígenes, fundamentos, formas de construcción, estímulo a la investigación y formas creativas. Producto de ese largo y arduo trabajo, la Gobernación de Córdoba y la Secretaría departamental de Cultura, lanzan este año el libro Tradición Oral: la Décima en Córdoba, Colombia del investigador Miguel Ángel Castilla Camargo.